Godzilla & Hiroshima: Los albores del Kaiju Eiga

Godzilla & Hiroshima: Los albores del Kaiju Eiga

Un documental de Jonathan Bellés

John Bels

John Bels

Jonathan Bellés está escribiendo una carta de amor.

Pero no se trata de una carta en papel, ni está dirigida a una dama por la que bebe los vientos. No, esta carta está en forma de documental, una obra en actual proceso de creación que tiene el rimbombante título de Godzilla & Hiroshima: Los albores del Kaiju Eiga.

Para entender un poco todo este concepto es imperativo conocer a Godzilla y, sobre todo, a Jonathan Bellés. Conocí a Jonathan hace once años. Por aquel entonces él era un muchacho que, desde su aparentemente apartada Castellón, soñaba con monstruos gigantes y absorbía por los poros de su piel todos los conceptos posibles de arte, en todas sus formas. Sí, era un chico nervioso y tímido, que dibujaba, pintaba, esculpía, rodaba sus propias películas en cámara de vídeo… Vamos, lo que aparentaba ser un verdadero artista, con todas las de la ley. Y los monstruos con los que soñaba eran las creaciones del cine japonés llamado Kaiju Eiga, o sea, películas de monstruos gigantes, cuyo mayor exponente es el archiconocido Godzilla. Jonathan es seguidor de este tipo de cine, denostado por demasiados, pero que esconde muchas más virtudes y entresijos de los que se ven a simple vista.

Recordemos que Godzilla, el primero de los grandes monstruos del cine japonés, nació debido a la bomba atómica. Y no me refiero a que su origen en la propia película se explique de esa manera, sino que el propio concepto en la vida real está unido a los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki de una forma inseparable que mucha gente desconoce.

Hiroshima: ciudad de reflexión, ciudad de oración

Hiroshima: ciudad de reflexión, ciudad de oración

Jonathan decidió dedicarse a sus aspiraciones, y comenzó una fulgurante carrera de Bellas Artes en la Universidad de Valencia. Era lógico, no podía ser de otra forma. Jonathan vive por y para la creación artística, algo que no sólo disfruta absorbiendo, sino transmitiendo. Parece vivir con un asombro contínuo por la belleza del arte, su simple presencia vale para contagiarte de su entusiasmo. Es, como el propio Godzilla, una fuerza de la naturaleza.

Y, claro, el doctorado de su carrera tiene tanto empaque y energía como su pasión: el documental Godzilla & Hiroshima: Los albores del Kaiju Eiga. Este proyecto nació con unas aspiraciones menores que el monstruo en el que se ha convertido, y su plan de inicio ha crecido con vida propia, imparable. Lo que en un principio iba a ser un puñado de entrevistas locales con gente conectada de forma totalmente indirecta con el Kaiju Eiga se ha transformado en una obra de proporciones inconmensurables, que está llevando a Jonathan en un periplo por todo el planeta.

1932201_10202302825546088_597177612_n

Debo reconocer que siempre fui pesimista en cierto sentido, pues utilicé en demasiadas ocasiones la palabra “imposible” para describir algunas de las aspiraciones de Jonathan en cuanto al alcance de su obra a medida que ésta iba creciendo. Pero me alegro de que ahora deba tragarme mis palabras: Jonathan ha conseguido lo que se proponía, y mucho más. En estos momentos está en Japón, entrevistando a los protagonistas de estas películas, los directores, creadores de efectos visuales… La gente que creó los sueños del propio Jonathan hace décadas. Y su obra está lejos de finalizar: hay por delante más viajes por Norteamérica, donde entrevistará a expertos que han escrito libros sobre el tema, gente que tiene mucho en común con el propio Jonathan y que aportará a su obra aun más información y riqueza. ¿Será este el documental definitivo sobre Kaiju Eiga en habla no-japonesa? Yo casi me atrevo a decir que sí.

Pero aun falta un poco para poder ver el producto acabado. Este mismo año, en el que Godzilla cumple sesenta años y la compañía estadounidense Legendary Pictures estrenará en las salas de cine una super-producción dedicada a Godzilla, Jonathan nos regalará su obra, nos hará llegar su carta de amor.

Saludando a Akira Takarada, y junto a Daniel Aguilar, quien le ha servido de cicerone nipón por el País del Sol Naciente

Saludando a Akira Takarada, y junto a Daniel Aguilar, quien le ha servido de cicerone nipón por el País del Sol Naciente

Porque hay que entender que Jonathan está, en cierta manera, devolviendo un favor. Godzilla y compañía moldearon sus sueños y su pasión, le hicieron ser la persona que es hoy en día, y parte de su dedicación la obtuvo gracias a estas películas y sus creadores. Así que su documental será su carta de amor a estos monstruos del cine, su forma de dar a conocer este arte al mundo y darle las gracias por su existencia.

Así que quedamos a la espera de que termine su misiva, la doble cuidadosamente, la meta en un sobre y la envíe al mundo entero.

Rubén Ortiz

Godzilla. El original

Godzilla. El original

Anuncios

2 comentarios to “Godzilla & Hiroshima: Los albores del Kaiju Eiga”

  1. cerebrin Says:

    Interesantísimo proyecto y de lo más necesario, sin lugar a dudas. Toda la suerte del mundo para Jonathan para que lo culmine de la mejor manera posible, que ya hay ganas de verlo.

  2. Fascinante, desde luego. Mi único temor es que se le acumule tanto material interesante que deba cortar y cortar… Como me comentó mi amigo Daniel Aguilar, “no le envidio la labor de montaje”…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: