“La telaraña del destino”, por Juan Miguel G. S. Sánchez

Título: La telaraña del destino

Autor: Juan Miguel G. S. Sánchez

Pie de imprenta: Meliana (Valencia): Kelonia Editorial, octubre 2016

Género – materia: novela – terror – hechicería – pastiche lovecraftiano – pastiche sherlockiano – Jack el Destripador

telaraña

Juan Miguel Gutiérrez de la Solana Sánchez (Alicante, 1972) es uno de los escritores de género más interesantes del panorama español, aunque lamentablemente no es demasiado conocido, si bien ha recibido innumerables premios en diversos certámenes a nivel nacional, entre ellos inclusive en el concurso de relatos que celebró nuestra web Pasadizo hace unos años. De hecho, la presente novela fue finalista en las convocatorias Ciudad de Barbastro y Villa de Utrera, y definitivamente fue premiada en el certamen Ategua que convoca el IES de la localidad de Castro del Río, Córdoba.

Aunque en los últimos años Juan Miguel intenta coquetear con otras narrativas, está volcado en especial en el género fantástico, de ciencia ficción y terror, detectándosele especialmente cómodo en este último, y es gran admirador de los autores clásicos, esto es, Bram Stoker, Algernon Blackwood, Arthur Machen y cualquier otro que se nos ocurra de tamaño nivel, adoptando, cuando es preciso, un estilo mimético al de estos autores que se acomoda perfectamente a sus intencionalidades. No por ello es un autor sin estilo, sino que sus propias características se ven influidas por estos orígenes, concordando una combinación con entidad propia.

La presente novela es un pastiche con todas las de la ley, aunque por tono, estilo y temática yo lo aproximaría a un autor que no es referenciado en el texto, Clark Ashton Smith. Mezcla distintas épocas y lugares para conformar una historia única, que a través de los tiempos narra el destino de un cetro de poder, y cómo dos distintas facciones intentan hacerse con él. Los dos primeros tercios de la novela alternan la narración entre ambientarla en Francia, centrándose en el celebérrimo Gilles de Rais, y su servidor Francesco Prelati, nigromante y alquimista, que es quien verdaderamente importa; y en el Londres victoriano, con la sociedad secreta Golden Dawn, y los escritores arriba citados más algún otro involucrados en impedir que el odre de Prelati caiga en sus garras. Esa segunda parte es algo más extensa que la otra, pero ambas se alternan sucesivamente a lo largo del texto. La tercera parte se ambienta en Madrid, e involucrando al escritor Emilio Carrere.

A priori, la idea podría parecer algo caótica y deslavazada. La virtud de Juan Miguel estriba en tomar todos esos elementos dispersos y unificarlos en un todo homogéneo y coherente, otorgándole una unidad, y conformando con todo ello una historia de terror, de nigromantes inmortales y de agentes del bien luchando contra las sombras. Y además, bien escrito, divertido, con un ritmo imparable y un poder hipnótico para mantener la atención del lector. Delicioso. Obligatorio.

Carlos Díaz Maroto

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: