“Apocalipsis”, de Stephen King

The Stand / The Stand: The Complete & Uncut Edition [Novela; septiembre 1978 / mayo 1990] La danza de la muerte; Barcelona: Pomaire, 1979; traducción Eduardo Goligorsky / Apocalipsis; Esplugues de Llobregat, Barcelona: Plaza y Janés, 1990; traducción Lorenzo Cortina, Rosalía Vázquez, Gloria Pons.

TheStand

                En un centro de investigación del ejército norteamericano hay una brecha de seguridad y una cepa mutada de la gripe (conocida después como “Capitán Trotamundos”) escapa, provocando la muerte del 98 % de la población mundial…

NEPVpEgG65GRTR_2_a

                Stephen King había escrito un relato titulado “Marejada nocturna” (“Night Surf”, que apareció en la revista Ubris en su ejemplar de primavera de 1969), donde ya planteaba una idea similar[1]. Esta vez, transformó esa leve recreación atmosférica en un novelón donde exponía el fin de la civilización y la restauración de ésta, al tiempo que, en ese mundo apocalíptico, recreaba un enfrentamiento entre el bien y el mal de resonancias bíblicas.

The-Stand-stephen-king-the-stand-11894156-900-600

Stephen King aparece como actor en la versión televisiva de la novela

                King siempre ha sufrido la debilidad de explayarse en las vivencias cotidianas de los personajes. Aquí llegó a tal punto que el editor original, Doubleday, solicitó al autor que recortara la obra, por lo cual eliminó cerca de cuatrocientas páginas de un total de casi mil doscientas. En 1990 la fiebre kinguiana motivó que se considerase viable comercialmente un libro de tal extensión, así pues el escritor restauró la obra, añadió gran parte de lo eliminado (mas no todo: él mismo reconoce en el prólogo que determinados elementos sobraban), cambió la ambientación de la década de los ochenta a los noventa, y actualizó algunas referencias de cultura pop. La versión condensada fue candidata al premio World Fantasy como mejor novela en 1979. Debe referirse que la primera edición está considerada unánimemente una gran obra, mientras que la segunda ampliada para muchos abusa de un exceso de dilatación de determinadas situaciones; en mi caso, estoy con los segundos. King comenta que la versión abreviada quedaba evidente, sobre todo, en lo episódico de las apariciones del personaje Trashcan Man, si bien, a mi juicio, carece del atractivo que el autor le supone, y sus contribuciones se hacen más bien cargantes. De hecho, uno de los defectos del libro es la carencia de carisma de los personajes negativos (algo aún más acrecentado en la miniserie de televisión). Por lo demás, resulta mucho más interesante el micro-cosmos que va fraguando, con todos los supervivientes “positivos” intentando recrear una sociedad sin incurrir en los errores de la previa.

main-qimg-9ccf4663862d57270939aa2c718c0810-c

El título de La danza de la muerte podría haberle sido sugerido al editor español por una frase que aparece en un momento dado del libro: “La danza de la muerte se hallaba a punto de comenzar, y humeaban ya las cuerdas de violines y guitarras”.

En un momento determinado se menciona, con respecto a la historia de la madre Abigail, que esta tiene cierto poder de ver el futuro, y que, en tiempos, su abuela lo denominó “el resplandor”.

valerie-5

La entidad vampírica de Valeria

Durante un sueño de la madre Abigail, el Hombre Oscuro se le aparece con rostro alargado, blanquecino, con mejillas sonrosadas y dientes puntiagudos. Ese es exactamente el mismo aspecto de la entidad vampírica que aparece en el film checo Valeria y la semana de los milagros (Valerie a týden divu, 1970), de Jaromil Jires, un ser que tiene la capacidad de convertirse en comadreja; precisamente, pocas páginas después, la madre Abigail es atacada por un montón de comadrejas… Randall Flagg le fue inspirado a King por Donald DeFreeze, secuestrador de Patty Hearst[2]. Después, le otorgó dimensiones demoníacas, aunque el personaje de Glen Bateman lo identifica con la entidad lovecraftiana Nyarlathotep. Flagg reaparece en los libros Los ojos del dragón (1986), Corazones en la Atlántida (1999) y en la saga de la Torre Oscura.

Carlos Díaz Maroto

 

[1] Después publicado en la antología El umbral de la noche.

[2] Hay que referir, si acaso a pie de página, que el Donald DeFreeze de la foto del FBI es mucho más terrorífico que el Flagg de la mini-serie televisiva. También se ha de referir que DeFreeze era afroamericano; en el libro no se dice nada en ese sentido, y en la mini-serie es anglosajón.

220px-SLA-DonaldD-Hibernia(300)

Donald De Freeze
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: