El cuento de la abuela

El cuento de la abuela

Anónimo

images

“El cuento de la abuela” es una variación de “Caperucita Roja” recogida por el folclorista Achille Millien (1838-1927) en la zona de Nivervais alrededor de 1870 y publicada por Paul Delarue (1886-1956) en Le Conte populaire français (Maisonneuve et Larose, 1957-1985). En el proceso de investigación para el libro, Delarue encontró tanto en Francia como otros países de habla francesa docenas de variaciones del cuento, recogiendo hasta treinta y cinco tradiciones orales diferentes, algunos derivados de la versión de Perrault, otros, fusiones de ésta y otras tradiciones.

 Al igual que otras versiones de la tradición oral, se presenta el elemento del camino de los alfileres y las agujas, así como el festín caníbal, ambos ausentes en las versiones de Perrault y de Grimm. Además, el episodio de Caperucita desnudándose aquí está muy desarrollado. Esta versión, finalmente, tiene un final feliz, aunque diferente de la de Grimm…

El “bzou” que aparece en la historia es una suerte de criatura, mitad hombre, mitad lobo, algo distinto al hombre lobo de la tradición más conocida. Aunque el presente cuento ya ha aparecido publicado en castellano, como en el interesantísimo estudio Caperucita al desnudo (Catherine Orenstein. Barcelona: Editorial Ares y Mares, 2003; pgs. 65-66), por su interés histórico lo incluimos aquí.

ChaperonRouge_preview

Érase una vez una mujer que había hecho pan. Le dijo a su hija:

―Lleva esta hogaza bien caliente y una botella de leche a tu abuela.

Así pues, la niña partió. En un cruce de caminos se topó con el bzou, quien le dijo:

―¿Dónde vas?

―Llevo esta hogaza bien caliente y una botella de leche a mi abuela.

―¿Qué camino tomarás? ―dijo el bzou―. ¿El de las agujas, o el de los alfileres?

―El de las agujas ―dijo la niña.

―¡Ah, vale! Yo tomaré el de los alfileres.

La niña se entretuvo a recoger las agujas. Y el bzou llegó a casa de la abuelita, la mató, colocó su carne en un arcón y una botella con la sangre en un estante.

La niña llegó y llamó a la puerta.

―Empuja la puerta ―dijo el bzou―. Está trabada con paja húmeda.

―Buenos días, abuelita. Te traigo una hogaza bien caliente y una botella de leche.

―Mételo en el arcón, hijita mía. Saca la carne que hay en el interior y una botella de vino que hay en el estante.

Mientras ella comía, apareció un pequeño gato que dijo:

―¡Puaj! ¡Puerca! ¡Se come la carne y se bebe la sangre de su abuela!

―Desnúdate, niña mía ―dijo el bzou― y métete en la cama conmigo.

―¿Dónde debo colocar mi delantal?

―Tíralo al fuego, mi niña. Ya no lo necesitarás más.

Y con respecto a todo el resto de la ropa, el corsé, el vestido, la falda y las medias, ella le preguntó dónde la ponía. Y el lobo respondió:

―Que vayan al fuego, niña mía. No las necesitarás más.

Cuando ella estaba en la cama, la niña dijo:

―¡Oh, abuelita! ¡Qué peluda eres!

―¡Es para calentarme mejor, mi niña!

―¡Oh, abuelita! ¡Qué uñas más largas tienes!

―¡Son para rascarme mejor, mi niña!

―¡Oh, abuelita! ¡Qué hombros más grandes tienes!

―¡Son para cargar mejor el haz de leña, mi niña!

―¡Oh, abuelita! ¡Qué orejas más grandes tienes!

―¡Son para escucharte mejor, mi niña!

―¡Oh, abuelita! ¡Qué fosas nasales más grandes tienes!

―¡Son para aspirar mejor mi tabaco, mi niña!

―¡Oh, abuelita! ¡Qué boca más grande tienes!

―¡Es para comerte mejor, mi niña!

―¡Oh, abuelita! ¡Tengo necesidad de salir!

―Háztelo en la cama, mi niña!

―¡Ni hablar, abuelita! Quiero hacerlo fuera.

―Bueno, pero no me tardes.

El bzou le ató un hilo de lana al pie y la dejó salir. Cuando estuvo fuera, ella trabó el extremo del hilo a un ciruelo en el jardín.

El bzou se impacientó y dijo:

―¡Pues sí que estás suelta! ¡Sí que estás suelta!

Cuando se dio cuenta de que nadie le respondía, saltó de la cama y vio que la niña se había escapado. Él se puso a perseguirla, pero llegó a su casa justo cuando ella entraba por la puerta.

 

Título original: “Conte de la mère-grand” (ca. 1870)

Traducción: Carlos Díaz Maroto

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: