Archive for the Necrológica Category

Gracias por todo, Mr. Pohl

Posted in Artículo, Ciencia ficción, Literatura, Necrológica on 9 septiembre, 2013 by belakarloff

El pasado 2 de septiembre fallecía el escritor Frederik Pohl a los 93 años de edad. Una de las figuras fundamentales de la historia de la ciencia ficción, tanto como editor como escritor, principalmente, su carrera se extendió a lo largo de 75 años. Sirva este artículo como homanaje al hombre y recordatorio a su actividad.

frederik.pohl

Si quieres leer este artículo, escrito por Víctor Cuenca Lacoma, pincha aquí.

Anuncios

Ha muerto Richard Matheson

Posted in Ciencia ficción, Cine, Fantasía, Literatura, Necrológica, Televisión, Terror on 25 junio, 2013 by belakarloff

matheson

“Nacido de hombre y mujer” es la terrible historia de un monstruo narrada por él mismo. Con este relato, publicado en el ejemplar del verano de 1950 de The Magazine of Fantasy and Science Fiction fue con el que, merecidamente, saltó a la fama este grandioso escritor nacido el 20 de febrero de 1926 en Allendale, New Jersey. A partir de esa historia nacía también una de las carreras más brillantes de la literatura de terror y ciencia ficción a lo largo del siglo XX.

Richard Matheson era hijo de inmigrantes noruegos, se educó en Brooklyn y se graduó en la Brooklyn Technical High School en 1943. En 1949 se licenció en periodismo por la Universidad de Missouri y se trasladó a California en 1951. Se casó con Ruth Ann Woodson el 1 de julio de 1952, quien le dio cuatro hijos, tres de los cuales (Chris, Richard Christian y Ali) se convirtieron en escritores y guionistas, siendo el más famoso de ellos el segundo. Ahora, ha muerto el 23 de junio de 2013 a la edad de 87 años.

IAmLegend25028

Después de “Nacido de hombre y mujer” Matheson llegaría a escribir centenares de relatos, hasta 1971. Muchos de ellos se caracterizaban por contraponer lo insólito a la cotidianidad, mostrando lo anómalo en el punto de vista. Su tercera novela publicada –tras las aquí aún inéditas Someone is Bleeding y Fury on Sunday, de 1953– es la esencial Soy leyenda (I Am Legend, 1954), que manifiesta la premisa referida de la contraposición, y donde el monstruo depende del lado del observador. Su siguiente novela gravita sobre idéntica idea, El hombre menguante (The Shrinking Man, 1956). Ambas son el perfecto ejemplo de cómo una misma premisa se puede ofrecer mediante dos ópticas totalmente diferentes.

Tras estas, sus dos obras maestras, cabe destacar unas novelas más, de las pocas editadas en España: El último peldaño (A Stir of Echoes, 1958), La Casa Infernal (Hell House, 1971), En algún lugar del tiempo (Bid Time Return, 1975) y Más allá de los sueños (What Dreams May Come, 1978). Únanse a ello dos antologías con algunos de sus relatos, El tercero a partir del Sol y Las playas del espacio, por parte de Edhasa, así como las inencontrables antologías mexicanas de Shock.

1368556255421-001

Paralelamente a todo ello, Matheson también desarrolló una amplia actividad cinematográfica. Arrancó con su propia versión de El hombre menguante para El increíble hombre menguante (The Incredible Shrinking Man, 1957), de Jack Arnold. De sus labores más populares destacan las colaboraciones realizadas con Roger Corman para adaptar historias de Edgar Allan Poe, con La caída de la casa Usher (House of Usher, 1960), El péndulo de la muerte (Pit and the Pendulum, 1961), Historias de terror (Tales of Terror, 1962) y El cuervo (The Raven, 1963).

En 1959 escribió una adaptación de su Soy Leyenda con destino a la Hammer, pero no llegó a ser rodada por temor a la censura. El guion fue vendido y acabó rodándose como The Last Man on Earth [dvd: El último hombre en la Tierra/Soy leyenda, 1964], de Sidney Salkow. La manipulación al texto original fue tal que Matheson retiró su nombre de los créditos y lo reemplazó por un seudónimo que solía utilizar para escribir novelas policiales, Logan Swanson.

nighteagle1

Otras películas con su participación que conviene destacar son la magistral Night of the Eagle (1962), de Sidney Hayers, en la cual adaptó, en compañía de Charles Beaumont y George Baxt, la novela Esposa hechicera (Conjure Wife, 1943), de Fritz Leiber; The Devil Rides Out [vd: La batalla de Satán; tv/dvd: La novia del diablo, 1968), de Terence Fisher, a partir de la novela El talismán de Set (The Devil Rides Out, 1934), de Dennis Wheatley; La leyenda de la mansión del infierno (The Legend of Hell House, 1973), de John Hough, con guion suyo adaptando su propia novela; o En algún lugar del tiempo (Somewhere in Time, 1980), de Jeannot Szwarc, de nuevo auto-adaptándose.

También con la televisión tuvo una fecunda carrera, destacando en particular dos etapas. La primera, al lado de Rod Serling y para la serie Dimensión desconocida (The Twilight Zone; 1959-1964). Inicialmente Serling adaptó algunos de sus relatos, hasta que finalmente decidió contratarle, en cuyo caso el propio Matheson escribiría episodios para esta antológica serie, tanto adaptándose a sí mismo o a otros autores. En total su labor en la serie abordaría 16 capítulos, junto a otra participación dentro de la serie Galería nocturna (Night Gallery; 1970-1973), también de Serling. Y su otra labor sería junto al productor y director Dan Curtis, iniciada con El vampiro de la noche (The Night Stalker, 1972), de John Llewelyn Moxey, primera aventura del periodista Carl Kolchak, y seguida por El estrangulador de la noche (The Night Strangler, 1973), Drácula (Bram Stoker’s Dracula, 1974), El aullido del lobo (Scream of the Wolf, 1974), Los enigmas de Karen (Trilogy of Terror, 1975) y Trilogy of Terror II (1996), telefilmes todos ellos ya dirigidos por el propio Curtis. Añádase a ello guiones para series como Thriller, Star Trek, La hora de Alfred Hitchcock o su mítico telefilme El diablo sobre ruedas (Duel, 1971), de Steven Spielberg, de nuevo adaptando un relato propio.

darren-mcgavin-kolchak-the-night-stalker

Todo lo que precede es solo un breve resumen de una labor ingente, que caracterizó a Richard Matheson no solo como un autor fecundo, sin duda, sino también como uno de los autores de literatura fantástica más importantes del pasado siglo. Junto a este género también trató el policial y el western, así como la novela histórica  -su última novela, publicada en 2012, fue Generations, de carácter autobiográfico-. Descanse este autor tan poco conocido aún en España, pero esencial para la historia de nuestro género favorito.

Carlos Díaz Maroto

Ray Harryhausen: la muerte de la magia

Posted in Ciencia ficción, Cine, Fantasía, Necrológica, Técnicos on 8 mayo, 2013 by belakarloff

Nos llena de gran pesar la noticia de la muerte de Ray Harryhausen, uno de los últimos magos de los efectos especiales y padre del stop-motion, ayer 7 de mayo en Londres, a la edad de 92 años. Detrás deja todo un legado de joyas del cine de fantasía y ciencia ficción, de cuentos infantiles y de hadas, de cíclopes, monstruos prehistóricos y del espacio, e infinidad de esqueletos.

Ray-Harryhausen

Ray Harryhausen nació en Los Ángeles en 1920, y a los doce años, viendo esa obra maestra que es King Kong, se enamoró de los dinosaurios y del stop-motion. Comenzó a leer revistas que informaban de la técnica, y en el garaje de su casa se dedicó a realizar experimentaciones. A partir de ahí, y siempre con el apoyo, tanto moral como manual, de sus padres, rodó una serie de películas excepcionales. Si pudiéramos considerar a Willis O’Brien, creador de King Kong, el abuelo del stop-motion, Ray sería su padre, como ya se ha dicho.

images

Realizó una serie de cortos adaptando cuentos y fábulas infantiles, y al fin logró su sueño al trabajar con su maestro inspirador en El gran gorila. A partir de ahí, Harryhausen se vinculó al cine de ciencia ficción característico de los años cincuenta, engalanando y prestigiando producciones que, sin él, hubieran sido mucho menos. Sin embargo, entre esas películas de los cincuenta (mejores o peores, pero siempre entrañables) ya brindó una de sus señas de identidad con la hermosa Twenty Million Miles To Earth, un homenaje nada disimulado a King Kong que acaba adquiriendo entidad propia con la creación de una maravillosa criatura, llena de personalidad, llamada Ymir. Y después vendría Simbad y la princesa, toda una joya del cine sobre mitología oriental, y que formaría uno de los ciclos característicos del maestro.

7th-Voyage-of-Sinbad-Ray-Harryhausen-Dragon-vs-Cyclops

En efecto, su debilidad por las Mil y Una Noches se vería plasmada en un tríptico protagonizado por el mítico marino, y que se completaría con El viaje fantástico de Simbad y Simbad y el ojo del tigre. La mitología también le influiría en su vertiente griega, y así también dio lugar a un espléndido díptico helénico conformado por Jasón y los argonautas y Furia de titanes. Hablábamos de su amor por los dinosaurios, que también se vio reflejado en El monstruo de tiempos remotos, Hace un millón de años y El valle de Gwangi, uno de los viejos proyectos de su maestro O’Brien. Y no olvidemos tampoco su ciclo de adaptaciones literarias, con La gran sorpresa (a partir de Los primeros hombres en la Luna de Wells), La isla misteriosa (según Verne) y Los viajes de Gulliver (basada en la sátira de Swift).

images (1)

Junto a ello, tuvo muchas, muchas otras ideas que, por desgracia, no pudieron ver la luz, por cerrazón de los productores, por falta de liquidez económica o por imponderables de las corrientes de moda en el cine. Nuevas aventuras de Simbad, adaptaciones de Tolkien, Karel Capek o Robert E. Howard, quedaron en un letargo del que ya no saldrán. Con la desaparición de Ray Harryhausen desaparece también una forma de entender el cine anegada de magia, fantasía y diversión. El autor de La Tierra contra los platillos volantes otorgó fisicidad a los sueños, dio vida a lo que no vivía, llenó las pantallas de una forma de ilusión que hoy día está olvidada. Descansa en paz, maestro.

Carlos Díaz Maroto

 

Ha muerto Jesús Franco

Posted in Cine, Directores, Necrológica, Noticias on 4 abril, 2013 by belakarloff

Spanish director Jesus Franco holds his Lifetime Archivement "Goya" award during the Spanish Film Academy "Goya" awards ceremony in Madrid

El 2 de abril pasado el cine recibió la triste noticia del fallecimiento de Jesús Franco en la clínica Pascual de Málaga, después de sufrir un ictus el pasado miércoles. Jesús Franco nos ha abandonado, sí, pero no sin antes haber cumplido su promesa de no dejar de hacer cine mientras siguiera con vida y dejando un legado de más de doscientas películas, muestra inequívoca de su energía inagotable y su espíritu iconoclasta.

Con tamaña filmografía es imposible poder resumir toda una vida/obra en apenas unas líneas, pero aún así podríamos intentarlo: colaboró con directores de la talla de Juan Antonio Bardem, Luis García Berlanga, Fernando Fernán-Gómez y Orson Welles; debutó detrás de las cámaras con Tenemos 18 años y cuando (casi) nadie daba un duro por el cine de terror en España dirigió una de las películas más representativas del fantaterror patrio, Gritos en la noche. Poco tiempo después, movido por sus ansias de libertad – algo que siempre ha mostrado en sus películas – y por el jazz, Jesús Franco abandona su país de origen y se instala en Francia, Alemania y donde hiciera falta, y gracias a ello realizó verdaderas obras de culto como Necronomicon (aka Succubbus), film  que recibió los elogios del mismísimo Fritz Lang, y con el que iniciaría una nueva etapa narrativa que marcaría el devenir del resto de su filmografía.

vlcsnap2011111000h24m05

Soledad Miranda, con quien colaboró en El conde Drácula y Las vampiras, se convirtió en todo un icono del terror universal. Tras su muerte, a mediados de los setenta conocería a Lina Romay, musa y compañera que comprendió desde el principio el modo de vida de Jesús y que tristemente también nos abandonó el año pasado. Dicen las malas lenguas que su unión propició el declive definitivo de su carrera, pero lo cierto es que, para bien o para mal, y pese a que la actriz catalana no tuviera el magnetismo de Soledad Miranda, el cine del tío Jess nunca hubiera sido el mismo sin su figura, y quizás piezas tan inclasificables como El sexo está loco jamás hubieran visto la luz.

Jesús ha tocado todos los géneros (del musical –Vampiresas 1930- al cine de acción –Viaje a Bangkok, ataúd incluido-), ha sido un abanderado del cine clasificado “S” (Macumba sexual), del porno (Una rajita para dos) y del formato digital aquí en España (Paula-Paula); ha marcado a toda una generación de cineastas de culto que van de David Lynch (es inevitable encontrar ciertos paralelismos entre Venus in furs y Carretera perdida) a Quentin Tarantino (en Jackie Brown Quentin Tarantino utilizó uno de los temas de la banda sonora de Las vampiras); y buena muestra de su dedicación y entrega al cine –y de esa promesa de la que hablábamos al principio– ha quedado plasmado con el hecho de que hace escasos días antes de su muerte estrenase Al Pereira vs the Alligator Ladies, su última película hasta la fecha, aunque no la última que realizó.

al-pereira-vs-the-alligator-ladies-poster-a4

Y es que, aunque Franco ha muerto, aún no ha dicho la última palabra. Cual Cid Campeador aún le resta por librar una última batalla después de muerto, con el estreno de Revenge of the Alligator Ladies, film que se convertirá así en su película póstuma. Pero lejos de una licencia poética, la comparación con Díaz de Vivar se antoja de lo más oportuna. Ambos consiguieron lograr algo al alcance de muy pocos: convertirse en una leyenda en vida.

Descansa en paz, tío Jess.

Juan Pedro Rodríguez Lazo & José Luis Salvador Estébenez

Ha fallecido Curtis Garland

Posted in Ciencia ficción, Literatura, Necrológica, Noticias, Otros géneros, Terror on 6 febrero, 2013 by belakarloff

curtis

De verdadero nombre Juan Gallardo Muñoz (1929-2013), fue uno de los máximos representantes de la llamada corriente “bolsilibros” o “novelas de a duro”. Comenzó a publicar durante los años cuarenta del pasado siglo, y prácticamente ha seguido hasta ahora. Su seudónimo más popular fue Curtis Garland, pero también escribió bajo los nombres de Donald Curtis, Adisson Star, Dan Kirby, Elliot Turner, Frank Logan, Glenn Forrester, Juan Viñas, Jason Monroe, Javier, Javier de Juan, John Garland, Johnny Garland, Kent Davis, Lester Madox, Mark Savage, Martha Cendy, Jason Monroe y Walt Sheridan.

Tocó diversidad de géneros, así el western, el policial, la ciencia ficción y, sobre todo, el terror, al que posiblemente otorgó lo mejor de su obra, pese a que, en general, su estilo superaba con gran amplitud a muchos de los especialistas de esta modalidad. Escribió más de dos mil novelas, entre las que podemos citar, en el campo de la ciencia ficción, títulos como Cuando los dioses mueran, Él detendrá el mundo, El ojo de Dios o La agonía de los mundos, y en el del terror Anoche salí de la tumba, Doctora Jekyll, El discípulo de Frankenstein, La leyenda de la bestia, Londres 1888 (centrada en una de sus constantes, Jack el Destripador), Miserere por mí, Sangre en la morgue o Yo, hombre-lobo. Muchas de sus novelas de terror eran reelaboraciones de películas famosas del género, o también recreaciones totalmente libres a partir de una simple premisa.

Yo encontré a Frankenstein

Cuando Bruguera (la editorial con la cual más se identificó su nombre, aunque también trabajó para Toray y Rollán) amplió su oferta de bolsilibros, de igual modo él se volcó a escribir novelas de otras temáticas, así la aventura, las artes marciales o el erotismo. Súmese a ello el género bélico, muy popular en los cincuenta. Recientemente publicó una novela de carácter estándar, digamos, con el thriller histórico La conjura (Ed. B, 2009), así como unas memorias, Yo, Curtis Garland (Ed. Morsa, 2009).

Descanse en paz uno de los nombres fundamentales de la literatura popular española del siglo XX.

33444434

Ha muerto Patty Shepard

Posted in Cine, Necrológica, Noticias on 9 enero, 2013 by belakarloff

pattyshepard3

Tristes noticias. Diversos medios de comunicación se hacen hoy eco del fallecimiento de Patty Shepard a los 67 años de edad. Según la información facilitada por Efe, en la que se citan a fuentes cercanas a la familia, el luctuoso acontecimiento tuvo lugar el pasado jueves 3 de enero, a consecuencia de un infarto.

Nacida en Greenville (Carolina del Sur) en 1945, Shepard era hija de un oficial de la Fuerza Aérea norteamericana. Con motivo de cursar sus estudios de Filosofía y Letras, con 18 años se trasladaría a España, donde su padre estaba destinado en la base de Torrejón de Ardoz (Madrid). Ya en nuestro país, sus agraciados rasgos faciales y sus preciosos ojos azules pronto llamarían la atención de las agencias publicitarias del momento, que la reclamarían como modelo de anuncios. En esta faceta cosecharía un gran éxito gracias a un spot de una conocida marca de coñac dirigido por José Luis Borau, cineasta desaparecido en fechas recientes.

13458229

Poco tiempo después, comenzaría su relación con el séptimo arte, medio en el que haría su primer incursión a través de un papel no acreditada en la comedia de Pedro Lazaga al servicio de Paco Martínez Soria La ciudad no es para mí (1966). Tras esta primera toma de contacto, durante los años posteriores Patty se convertiría en una presencia habitual de nuestro cine, casi siempre dentro de películas de género, preferiblemente en comedias, eurowesterns o thrillers. Así lo atestiguan sus trabajos en películas como A mí las mujeres ni fu ni fa (1972), Un hombre llamado Noon (1973) o Las violentas (1974). No obstante, a lo largo de su filmografía también tendría la oportunidad de trabajar a las órdenes de reputados cineastas, caso de Pedro Olea, Jaime de Armiñan o Iván Zulueta, con quien trabajaría en Un, dos, tres al escondite inglés (1970), película codirigida por su viejo conocido Borau, y en la que interpretaba un papel totalmente autoparódico.

Sin embargo, si por algo es recordada su carrera es por haber sido uno de los rostros más característicos del fantaterror español, subgénero en el que debutó en 1969 con Los monstruos del terror. Una asociación que, en buena medida, vendría derivada de su icónica encarnación de la Condesa Wandesa Dárvula de Nadasdy en La noche de Walpurgis (1971), y que se prolongaría a través de títulos como El techo de cristal (1971), El monte de las brujas (1972), El asesino está entre los trece (1973), La tumba de la isla maldita (1973) o El refugio del miedo (1974). Aunque, al parecer, no tenía en demasiada estima el género, tras su primera retirada a principios de los ochenta por motivos personales y de salud, su retorno a la pantalla se produciría dentro de tres films de corte fantástico, precisamente en un momento en el que este tipo de productos escaseaban por parte de nuestra cinematografía: Slugs, muerte viscosa (1988) de Juan Piquer Simón, y el díptico dirigido por José Ramón Larraz para José Frade Descanse en piezas (1987) y Al filo del hacha (1988), que a la postre supondrían su despedida de la profesión y de la vida pública, ya que en los años posteriores rechazaría sistemáticamente hacer cualquier tipo de manifestación pública.

20111125-124151

En lo personal, Shepard estaba casada con Manuel de Blas, actor al que conocería durante el rodaje de la película en la que ambos desempeñarían su primer papel protagonista, Cita en Navarra (1967) de José Grañena, y con el que ha compartido su vida hasta su prematuro fallecimiento.

Descanse en paz.

Homenaje a Bradbury en la BN

Posted in Cine, Literatura, Necrológica, Noticias, Proyecciones on 12 junio, 2012 by belakarloff

Prosigue el ciclo “Bibliotecas de cine”, en la Biblioteca Nacional, en Madrid (Plaza de Colón), y este mes estaba programada El carnaval de las tinieblas (Jack Clayton, 1982), basada en la novela de Ray Bradbury y con guion de él mismo. Así pues, la proyección servirá como homenaje a este gran escritor, desaparecido hace pocas semanas.

La proyección, en versión original subtitulada, tendrá lugar el próximo día 22 de junio, a las 18.00 h. Tendrá presentación de Carlos Díaz Maroto, y después de visionada la película habrá un coloquio centrado en esta, así como en Bradbury en general.